Feria de Ntra. Sra. de la Salud 2019

Fallece N.H. Rvdo. Fray Ricardo de Córdoba

Indescriptible es el sentimiento que envuelve el día de hoy a la Córdoba Cofrade, y muy en especial a esta Hermandad del Descendimiento de Córdoba, hoy y tras varios días hospitalizado, nos deja Fray Ricardo de Córdoba, Hermano de Honor y Director Artístico de esta Hermandad a la cual cuidó con esmero, amo con ternura y desde luego fue empuje en los grandes cambios que gracias a él fueron y serán producidos en ella.

Hoy es un día que marcara la ausencia para siempre del que puedo considerar Padre de la Semana Santa Cordobesa ya que, GRACIAS a él, conocemos una Semana Santa grande, viva, llena de imponentes pasos de misterio y de hermosísimas Dolorosas, que hoy quedarán huérfanas, las cuales ya no podrán contemplar al capuchino precediendo sus pasos, en su trascurrir por la ciudad califal, mientras da ejemplo de lo que es querer con mayúsculas a la Madre de Dios.

Ellas ya solo podrán aminorar su pena bajo infinitos palios ricamente ornamentados salidos de esas manos prodigiosas, que durante incansables noches plasmaba su genialidad al dibujo de Nuestro Querido Ricardo. Seguirán con su lamento arropadas por ricos mantos de increíble originalidad, siempre plasmando sus advocaciones Marianas, siempre llenos de simbología extrema, a la vez que daban muestra de lo que nuestro querido Ricardo amaba a la Madre de Dios.

Hoy es un día en el que el sentimiento que más se arraiga en mi corazón no es otro que el de el más grande y sentido de los agradecimientos a Nuestro Querido Hermano Fray Ricardo, ya que esta Hermandad del Descendimiento le debe lo más querido por sus Hermanos, su Titular Mariana, Nuestra Señora del Buen Fin, ya que gracias a su intersección, hoy forma parte de la Hermandad.

Al igual cabe destacar que de sus manos salieron infinitos diseños para nosotros, como sayas, gran parte del guion, así como la totalidad del Palio de Nuestra Señora del Buen Fin, del cual dejo diseñado hasta el futuro manto. Y que en la actualidad se está realizando la nueva interpretación para su ejecución en mejor calidad.

Pero no solo de cosas materiales alimento a la Hermandad, nutrió infinitamente más el enseñarnos a querer a Nuestros Sagrados titulares, mostró desde las entrañas el carácter de entrega a la Hermandad, la lucha por los sueños, paciencia, el amor a los demás, la disposición de ayuda, innumerables que me cuesta trabajo enumerarlos. Valores que se están posicionando en desuso en la sociedad, pero que él se encargaba de recordarnos que esos son los valores de un buen cristiano y que como cofrades debemos dar más ejemplo aún de ellos.

Infinitas fueron también las veces que predico a Nuestros Titulares, con homilías intensas que hacían reflexionar sobre nuestros hechos como personas y cristianos. Numerosos Vía-Crucis que nos brindó a lo largo de los años, los cuales apuntaba en su agenda de un año a otro ya que era para él un momento de máximo orgullo, así como infinitas las vestiduras que durante tantos años realizaba a Nuestra Señora del Buen Fin.

En fin, infinitos momentos que desde hoy no volveremos a repetir, pero a los que no solo me siento profundamente orgulloso, si no infinitamente agradecido de haber podido compartirlos con él.

Hoy toca decirte adiós Fray Ricardo pero desde luego la Córdoba Cofrade, tus Hermandades y en especial esta del Descendimiento a la que represento, puedo decirte que no te olvidaran nunca, siempre permanecerás vivo en el espíritu que sembraste en ella, en tus diseños, en tus palabras, pero sobre todo en Tu Señora del Buen Fin que desde hoy llora más amargamente tu ausencia, porque ya no saldrán de tus manos otros bellísimos diseños que la engalanen día a día, ya no verá tu hábito acompañándola precediéndola en su caminar casa Viernes Santo, cobijada bajo ese palio rojo que diseñaste con tanto cariño e ilusión, no sentirá tus manos mientras con esmero le colocas el tocado o el manto, llorará más amargamente cuando no escuche tu homilía en los cultos o tu rezo en su altar, pero para los que te conocimos, te quisimos y formaste parte de nuestra vida, siempre estarás presente en ese rostro moreno que ilumina cada tarde de Viernes Santo la ciudad de Córdoba.

Descansa en Paz Fray Ricardo que el santísimo Cristo del Descendimiento y Nuestra Señora del Buen Fin te tengan en su Gloria, premiándote por toda la labor que has desarrollado en las Hermandades y Cofradías, porque siempre lo hiciste para mayor honor y gloria de Nuestro Señor Jesucristo y su Santísima Madre.

Siempre serás las líneas del dibujo de la vida que terminan en el Buen Fin.

 

El Hermano Mayor de la Hermandad del Descendimiento:

Manuel Aguilera Villanueva

 

El Descendimiento se echa a la calle

La Voz de Córdoba – Blas Jesús Muñoz – 19 abril, 2019

La hermandad del Descendimiento realizará su salida procesional. Así lo han decidido los responsables de la corporación que, en breve, comenzarán su estación de penitencia hacia la Catedral de Córdoba

Cabe recordar que, previamente, la junta de gobierno de la hermandad del Descendimiento había solicitado media hora de demora a la Agrupación de Cofradías, para decidir si realizaban -o no- estación de penitencia en la Catedral este Viernes Santo.

La institución que representa a las hermandades cordobesas concedía el aplazamiento. Cabe apuntar que al no salir ni la Expiración, ni los Dolores ni la Soledad, la media hora solicitada por la primera ya no afectaba ni al Descendimiento ni al Sepulcro. De hecho, a la corporación de la Compañía, solo le afectarían los 30 minutos si la cofradía del Campo de la Verdad salía finalmente, como así va a ser. 

Cabe recordar que el recorrido del Descendimiento es: Salida (19:40), Paseo Cristo del Descendimiento, Plaza de Santa Teresa (20:00), Bajada del Puente, Puente Romano (20:30), Entrada C.O (20:54), Salida C.O (22:14), Cardenal González (22:30), Cruz del Rastro, Ronda de Isasa (23:00), Puente Romano (23:30), Bajada del Puente (00:00), Plaza de Santa Teresa (00:30), Paseo Cristo del Descendimiento, entrada (01:00).

La salvación del Viernes Santo

El Día de Córdoba – Lourdes Chaparro – 20 Abril, 2019

Tarde de juntas de gobierno. Tarde de cabildos de agua. Tarde, la del Viernes Santo con un sol intenso, pero también con lluvia amenazante. Tarde y noches de turnos de vela, de llanto, incredulidad y asombro.

Tras la fallida jornada del Jueves Santo, tres hermandades de las cinco del Viernes Santo también han decidido no realizar sus respectivas estaciones de penitencia. Sin embargo, eso no ha sido óbice para que los centenares de personas que se han apostado a las puertas de las sedes canónicas de La Soledad, La Expiración y Los Dolores -que decidieron no salir por temor a la lluvia- pudieran ver y rezar ante los titulares de estas cofradías.

El vía crucis se ha podido celebrar sin ningún tipo de incidencias y, además, ha contado con la asistencia de un más que elevado número de personas que estaban ansiosas de ver procesiones.

Tras este vía crucis era el turno vespertino de las hermandades del Viernes Santo. En un principio, nada hacía presagiar que finalmente las tres citadas cofradías tomarían la decisión de no salir. El sol del Viernes Santo ha engañado a muchos, pero no a los que han tomado la determinación de procesionar.

La Soledad

En la calle Agustín Moreno el silencio entre la bulla no ha aparecido hasta que la hermandad del Santísimo Sacramento y Cofradía de Nazarenos de la Santa Cruz en el Monte Calvario y María Santísima en su Soledad ha adoptado su decisión, que llegó después de pedir media hora de prórroga. Sin embargo, las malas previsiones meteorológicas de las que han dispuesto les han llevado a decidir no salir.

A pesar de ello, la cofradía abrió las puertas del templo de Santiago para que los fieles pudieran contemplar a la Virgen de la Soledad.

La Expiración

Justo en frente del Ayuntamiento, centenares de personas han esperado durante buena parte tarde hasta conocer, lamentablemente, que la Hermandad de la Expiración tampoco iba a hacer estación de penitencia el Viernes Santo.

Tras dar a conocer la decisión, la cofradía ha organizado en el interior de San Pablo el rezo del vía crucis para sus hermanos -su número de nazarenos es de 285- y, posteriormente, ha abierto las puertas para el público entre las 20:00 y las 21:30 para contemplar el paso del Santísimo Cristo de la Expiración y el de Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos.

Los Dolores

En la plaza de Capuchinos y en la iglesia de San Jacinto nadie quería que se repitiera la historia del año pasado a cuenta de la lluvia. Sin embargo, de nuevo los presagios se han cumplido y la inestabilidad meteorológica ha motivado que Los Dolores tampoco hiciera su estación de penitencia.

La noticia ha caído como un jarro de agua fría en Capuchinos, dada la devoción que Córdoba siente por su Señora, pero también por el Cristo de la Clemencia.

Por ello, la hermandad servita ha decidido abrir el espacio anexo a la iglesia en el que se encuentran sus titulares para que el público pudiera contemplar a la Virgen de los Dolores y el Cristo de la Clemencia.

El Descendimiento

Fue la primera de las hermandades en tomar la decisión contraria a las tres primeras y ha decidido salir en procesión desde el Campo de la Verdad. Un hecho que hizo que la Córdoba sedienta de ver pasos y desfiles procesionales se alejaran de la zona centro de la capital para ver la salida desde la parroquia de San José y Espíritu Santo y observar el paso de esta valiente cofradía por el Puente Romano.

La hermandad, fundada en 1937, sacó a sus dos pasos a la calle -el Cristo del Descendimiento y Nuestra Señora del Buen Fin- con el aplauso y el reconocimiento de los fieles y fue la primera en entrar en una carrera oficial deslucida en un Viernes Santo aciago.

El Santo Sepulcro

Desde la Compañía y, tras haber pedido media hora de prórroga a la Agrupación de Hermandades y Cofradías, la hermandad del Santo Sepulcro fue la segunda y última de las corporaciones que  hicieron estación de penitencia en la capital.

Bajo las órdenes del capataz Luis Miguel Carrión, la salida del paso de Nuestro Señor Jesucristo del Santo Sepulcro llenó el entorno de la Compañía, pero también su paso hasta la carrera oficial, acompañado por sus más de 200 nazarenos de túnica de cola y cubrerrostro negro y por Nuestra Señora del Desconsuelo en su Soledad.

El Viernes Santo recupera la calle, pero se queda a medias

El Descendimiento y el Santo Sepulcro son las únicas que vencieron al amenazante cielo

Quizá en el aire haya quedado la satisfacción de ver a cofradías en la calle, pero no ha sido un Viernes Santo como el que se esperaba en Córdoba. Todo depende del momento. A las siete de la tarde era desesperanzado y triste, con el cielo gris y las suspensiones sucediéndose. A las diez de la noche, parecía que el día se había venido arriba, aunque de cinco cofradías sólo dos pisaron la calle. Es un pequeño consuelo en esta Semana Santa de Córdoba 2019 que vive un final muy difícil por la amenaza constante de lluvia.

El día ya era tardío de por sí, pero lo fue aún más. La Expiración, que tuvo que haber sido la primera en salir, pidió la media hora preceptiva y retrasó su decisión final a las 18.55. Habían caído tormentas pequeñas en algunas zonas de Córdoba, pero no en el Centro. En Santiago y en San Jacinto hacían lo mismo: miraban al cielo amenazante y preguntaban por lo que podían hacer.

Pero al filo de las siete de la tarde el día parecía que se venía abajo, como el Jueves Santo. Las tres suspensiones pesaron como losas. Ni la Virgen de los Dolores, ni la Expiración ni la Soledad saldrían. Triste Viernes Santo el que se avecinaba. Al poco abrieron los templos. En la plaza de Capuchinos la Señora de Córdoba lucía más serena y cercana que nunca, vestida esta vez con la saya del Espíritu Santo. Gustaba verla, pero por segundo año consecutivo no se movió de allí. En Santiago, en la oscuridad estaba la belleza tan sencilla como honda de la Soledad.

Y en San Pablo, por un muy breve tiempo, se pudo admirar al Cristo de la Expiración, con iris morados y pitas, como es tradicional, con ese grito que anuncia la muerte del Señor en las calles de Córdoba como todos los Viernes Santos. El día tenía después un compás de espera que también se alargó media hora, pero esta vez terminó bien. Poco después de las ocho de la tarde se supo que el Descendimiento saldría a la calle.

La multitud que recorrió las calles se fue al Campo de la Verdad. Desde que entró el Perdón, antes de la medianoche del Miércoles Santo, no se había puesto una sola cruz de guía en la calle. Y se abarrotaron la plaza de Santa Teresa y el Puente Romano para seguir a la cofradía, que venció el espíritu solemne del Viernes Santo con su espíritu de barrio de siempre.

El misterio, con claveles rojos e iris morados, avanzaba con fuerza mientras veía la meta de la Catedral, y la Virgen del Buen Fin vibraba presintiendo la alegría de la resurrección y también por poder estar en la calle. A esas horas también se sabía que el Santo Sepulcroiba a salir a la calle, también con media hora de demora.

También la plaza de la Compañía estaba atestada para recibir a la cofradía, que se ha presentado fiel a su estilo y a su impecable forma de ser, conjuntanda desde el principio hasta el final. Un gran silencio ha visto bajar al Señor del Santo Sepulcro en su urna desde el templo hasta la calle Conde de Cárdenas, mientras una pieza cantada con acompañamiento de música de capilla lo acunaba.

La Virgen del Desconsuelo, impecable de candelería y de altas piñas, ha dejado en el aire el pellizco de una nostalgia, por lo que se disfruta y por lo que podría haber sido. La hermandad ha acortado su itinerario: no va por Romero Barros y el Potro, sino que recorre toda la calle San Fernando hacia la Cruz del Rastro. Mientras estén en la calle, habrá un Viernes Santo, aunque disminuido, que disfrutar.

 

El Descendimiento ‘fue’ a Córdoba

Diario Córdoba – Juan M. Niza – 21/04/2019

Cuando los más veteranos del Campo de la Verdad dicen «voy a Córdoba» dirigiéndose al Puente Romano, en realidad lo que hacen es reafirmar su identidad. ¡Si de hecho parte del Campo de la Verdad es Patrimonio de la Humanidad justo por pertenecer al Centro de Córdoba! Pero en todo caso, cuando desde el barrio se decide «ir a Córdoba», se va, como hizo el Viernes Santo El Descendimiento, con todas las consecuencias, con todo el valor, toda la seriedad, alegría y con toda la pasión del barrio.

Al ser la primera hermandad que sacó su cruz de guía a la calle (tras las suspensiones de La Soledad, La Expiración y Los Dolores), la noticia corrió por la ciudad y concentró a un público al que el tiempo estaba dejando falto de procesiones desde el Miércoles Santo.

Para la ocasión, la hermandad del Campo de la Verdad estrenaba en el palio de la Virgen del Buen Fin un relicario con una reliquia de San Juan de Ávila, doctor de la Iglesia, en un año muy especial como es este 2019, en el que entre otros muchos hitos se conmemora el 450 aniversario de su muerte y que ha llevado a que se declare un año jubilar.

No catalogaría al Descendimiento como imprescindible sino como indispensable

Manuel Aguilera: “No catalogaría al Descendimiento como imprescindible sino como indispensable”

– ¿Cuál es el sentimiento que embarga a Manuel Aguilera a escasas horas de estrenarse como el hermano mayor del Descendimiento camino de la Santa Iglesia Catedral?

Sentimiento de ilusión, igual a la de un niño que afronta su primera salida, incertidumbre por la meteorología pero sobre todo cariño a nuestros titulares y a todos los hermanos que colaboran todo el año para que ese día esté todo en perfectas condiciones.

– ¿Puede más la responsabilidad, la ilusión o la tranquilidad por el trabajo realizado con vistas a la estación de penitencia?

La responsabilidad es mucho por el patrimonio material que han dejado antiguos hermanos mayores, pero sobre todo el humano, ya que el cortejo es un buen número de hermanos a los que hay que cuidar mucho.

– Ahora que ya está todo preparado, ¿cuáles han sido los momentos más complicados en esta primera experiencia como máximo responsable de la cofradía?

Más que complicados diría complejos, por cuidar todo al máximo detalle y querer que todo salga bien. Son muchas cosas.

– ¿Cuál es el momento más especial del Viernes Santo?

Todo el Viernes es especial, pero destacaría la salida y entrada de nuestros titulares.

– ¿Es el Descendimiento el contrapunto imprescindible del Viernes Santo en Córdoba?

No catalogaría como imprescindible sino como indispensable, somos una cofradía con muchos años en las calles de Córdoba el Viernes Santo y creo que ya Córdoba espera a que el Señor del Campo de la Verdad cruce el puente Romano.

– ¿Qué imagen de su cofradía le gustaría que quedase en la retina después del Viernes Santo?

La de una cofradía, con sentimiento, creando momentos efímeros que por muchos vídeos o fotos, solo son entendibles por el que está ahí en ese lugar en ese momento.

– ¿Y si el tiempo no permite que la cofradía salga a la calle?

Pues acompañaremos a nuestros Titulares durante la tarde noche del Viernes Santo y tocará esperar a la próxima Semana Santa.

– De todo lo realizado hasta el momento, ¿de qué se siente más satisfecho?

Del compromiso de muchos hermanos de trabajar de manera incansable para sus titulares. Para que sea posible realizar esta estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral.

– ¿Qué es lo que más le ilusiona de lo que le queda por delante?

Me ilusiona que el tiempo de tregua y podamos realizar la estación de penitencia sin tener que estar mirando al cielo. Y que todas las hermandades puedan realizarlo. Y por supuesto no tener ningún contratiempo.

La Virgen del Buen Fin estrenó una nueva saya a partir de un sari hindú

La Virgen del Buen Fin estrenó una nueva saya, concebida por Antonio Villar, a partir de un sari hindú

La Virgen del Buen Fin fue la protagonista del Viernes Santo. Un Viernes Santo del que las circunstancias nos privaron la presencia de alguna de las joyas más inigualables de la Semana Santa cordobesa pero que fue compensada con creces con la brillantez fulgurante de un paso de palio que se ha convertido en absolutamente imprescindible en la jornada en que se cierran las procesiones penitenciales bajo el cielo de Córdoba.

Este año se ha dado la maravillosa circunstancia de que el altar itinerante de la Reina del Campo de la Verdad ha sido exornado por el propio vestidor de la dolorosa, Antonio de Padua Villar Moreno, que se ha estrenado de este modo en estas lides, incorporando esta disciplina a su ya de por sí dilatado currículum. Para la ocasión, Villar ha dispuesto un conjunto conformado por amturium, calas, fresias, rosas, orquídeas, clavel, flor de cera, hoja de camelia y helechos.

Además, la Virgen ha estrenado una magnífica saya, en color beige tostado, confeccionada por el propio Villar, a partir de un sari hindú del siglo XIX, que está bordada en canutillo, lentejuelas y espejuelos venecianos. El sari es la típica vestimenta femenina india que nace en el siglo XVII, asimilando las túnicas que cubren a los sacerdotes, que expresa la espiritualidad de esta religión oriental, lo que añade a la pieza unimportante elemento simbólico para mayor gloria de la Madre de Dios.

Entrega de Premios del Concurso de Dibujo

En la mañana de ayer Sábado, se llevó a cabo la entrega de premios del VI Concurso de Dibujo Solidario organizado por el Grupo Joven de la Hermandad.

En esta edición se han recogido más de 150Kg de alimentos no perecederos que irán en favor de Cáritas Parroquial.

Desde aquí agradecemos enormemente a todos los niños y niñas que han participado y al colegio de las Mercedarias y colegio Cervantes que han colaborado con esta iniciativa solidaria, a todos, ¡GRACIAS!.

PREMIADOS:

Categoría A
> Primer Premio: Nicolás Elías Garrido
Categoría B
> Primer Premio: Víctor Manuel López Lozano
> Segundo Premio: Pilar Moreno Ariza
Categoría C
> Primer Premio: Alejandro Álvarez
> Segundo Premio: Aynara Trujillo Perez

Besapiés, Vía Crucis y Exaltación a la Saeta

Sagrado Descendimiento

El pasado fin de semana, tras la Fiesta de Regla, tuvo lugar un concierto de marchas procesionales a cargo de la A.M. Ntro. Padre Jesús de la Redención de Córdoba, la cual tuvo a bien estrenar una nueva composición dedicada al Stmo. Cristo del Descendimiento y al Misterio que nuestro Señor representa.

La marcha es obra de D. Norberto Tapia Martínez, componente de la agrupación.

A continuación, os dejamos la descripción explicativa de la composición por parte del autor, así como un audio en alta definición de la interpretación de la marcha el día del estreno:

Poema sinfónico de corte fúnebre escrita por el compositor Norberto Tapia Martínez para la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Redención de Córdoba y dedicada a la Hermandad del Santísimo Cristo del Descendimiento y Nuestra Señora del Buen Fin de Córdoba.

Tal y como reza el título, está basada de manera íntegra en el Descendimiento de Cristo. La fuente de toda inspiración ha sido el óleo sobre lienzo del pintor Pedro Pablo Rubens llamado “El Descendimiento de Cristo”.

Obra de estructura tripartita que hace referencia en su primera parte al  descenso de la cruz. Los tres primeros acordes del inicio hacen un sutil símil a cuando le quitan los clavos a Jesús. Una segunda parte caracterizada por una melodía sencilla, rozando la austeridad armónica y de movimiento tranquilo abre paso a pensar que Jesús es bajado de la Cruz ayudado por María  Magdalena, Juan Evangelista junto con Nicodemo hasta que finalmente cae en los brazos de María.

Continua con un pequeño intermedio musical en modo mayor para romper con gran tensión en la melodía que se presentaba con anterioridad, fiel reflejo de la lucha de la Virgen María ante su hijo muerto, momento de gran carga emotiva. Finaliza con calma y serenidad cerrando el discurso musical. Calma y serenidad que bien es reflejada en el cuadro de Rubens.