Acción Social: Comedor de Verano del Descendimiento

Comedor de verano del Descendimiento para los niños de Caritas Parroquial.

Uno de los proyectos sociales que la Hermandad del Descendimiento venía preparando desde que tomó las riendas el pasado año la nueva junta de  gobierno, era la de poder desempeñar este comedor para los niños pertenecientes a la caritas parroquial de San José y Espíritu Santo.

Cabe recordar que la Hermandad tiene siempre muy presente el aspecto social, centrándose en la ayuda a caritas durante todo el año, pero aparte de esta colaboración desempeña alguna mas, siempre vinculada con caritas como son cabalgatas de alimentos, recogidas en navidades, la ofrenda de alimentos a Nuestra Titular mariana Nuestra Señora del Buen Fin, colaboraciones con Banco de Alimentos de Córdoba, etc.

Pero aparte de éstas, desempeña algunas centradas en lo más pequeños del barrio, como son: la recogida de material escolar durante del mes de septiembre, la entrega de regalos por reyes que el día 6 de enero cada año en las  dependencias de la Hermandad, y este año, como novedad, este comedor que  esperemos pueda ayudar a las distintas familias que van a disfrutar de él garantizando así el sustento alimenticio de estos pequeños y ayudando de esta manera a ser más llevadero estos meses en los que los colegios permanecen cerrados y no hay comedor.

Ni que decir tiene que este proyecto será a coste cero para estas familias en la que disfrutaran durante los meses de Julio y Agosto de este comedor, y por supuesto la Hermandad estará presente en dicha actividad, cada día de estos dos meses, estando con los niños mientras realizan su almuerzo, por lo que será una labor de máxima implicación por parte de esta Hermandad.

Para el mejor desarrollo de esta labor, la Hermandad del Descendimiento tiene que agradecer al centro en el cual se desarrollará la actividad y al grupo  empresarial GECI que colaborará en dar una merienda diaria para que estos niños la disfruten en casa, mil GRACIAS por vuestra colaboración.

Así comienza el verano en el Descendimiento, prestándose a labores sociales de máxima importancia, comprometidos siempre en ayudar a los demás, y  volcándose con las labores de primera necesidad de su barrio, ayudando a hacer a los vecinos que pasan necesidades, a que estas sean las menos posibles.