CLAUSURA DEL CONGRESO DE HERMANDADES DEL DESCENDIMIENTO

img_2005_1El obispo anima a los cofrades al compromiso
Les pide que se impliquen de forma activa en la nueva evangelización
Antonio Varo. Redacción

El IV Congreso Nacional de Hermandades del Descendimiento concluyó ayer en nuestra capital teniendo como acto principal la misa que el obispo presidió en la parroquia de San José y Espíritu Santo.

Juan José Asenjo dirigió un mensaje a los congresistas recordándoles que, por su condición de cofrades, son cristianos comprometidos con la misión de la Iglesia, y les pidió que participaran, desde sus respectivos lugares en la sociedad, en el proyecto de nueva evangelización en que se halla la Iglesia de nuestro tiempo.

La misa contó con la ilustración musical del Orfeón Cajasur, y para la ocasión se había colocado en el altar mayor el grupo escultórico del Descendimiento, con todas las figuras que habitualmente aparecen en el paso.

Al término de la ceremonia religiosa los congresistas visitaron el Alcázar de los Reyes Cristianos, y a continuación tuvo lugar en las Caballerizas Reales la entrega de recuerdos; también se rindió un breve homenaje a Miguel Castillejo por su colaboración con la hermandad y con la organización de este encuentro.

La clausura terminó con una copa de vino ofrecida por el Ayuntamiento en Bodegas Campos, pero antes, aún en las Caballerizas, la banda de música de Guadalcanal ofreció un concierto que incluyó el estreno de la marcha Refugio en el Buen Fin , de la que es autor Francisco Carrasco, director de la formación musical, que la dedicó a la cofradía del Campo de la Verdad.

Al final del concierto la banda interpretó el himno nacional que fue aplaudido por todos los congresistas (excepto por los dos cofrades de Reus, únicos catalanes presentes en las jornadas).