Fallece N.H. Rvdo. Fray Ricardo de Córdoba

Indescriptible es el sentimiento que envuelve el día de hoy a la Córdoba Cofrade, y muy en especial a esta Hermandad del Descendimiento de Córdoba, hoy y tras varios días hospitalizado, nos deja Fray Ricardo de Córdoba, Hermano de Honor y Director Artístico de esta Hermandad a la cual cuidó con esmero, amo con ternura y desde luego fue empuje en los grandes cambios que gracias a él fueron y serán producidos en ella.

Hoy es un día que marcara la ausencia para siempre del que puedo considerar Padre de la Semana Santa Cordobesa ya que, GRACIAS a él, conocemos una Semana Santa grande, viva, llena de imponentes pasos de misterio y de hermosísimas Dolorosas, que hoy quedarán huérfanas, las cuales ya no podrán contemplar al capuchino precediendo sus pasos, en su trascurrir por la ciudad califal, mientras da ejemplo de lo que es querer con mayúsculas a la Madre de Dios.

Ellas ya solo podrán aminorar su pena bajo infinitos palios ricamente ornamentados salidos de esas manos prodigiosas, que durante incansables noches plasmaba su genialidad al dibujo de Nuestro Querido Ricardo. Seguirán con su lamento arropadas por ricos mantos de increíble originalidad, siempre plasmando sus advocaciones Marianas, siempre llenos de simbología extrema, a la vez que daban muestra de lo que nuestro querido Ricardo amaba a la Madre de Dios.

Hoy es un día en el que el sentimiento que más se arraiga en mi corazón no es otro que el de el más grande y sentido de los agradecimientos a Nuestro Querido Hermano Fray Ricardo, ya que esta Hermandad del Descendimiento le debe lo más querido por sus Hermanos, su Titular Mariana, Nuestra Señora del Buen Fin, ya que gracias a su intersección, hoy forma parte de la Hermandad.

Al igual cabe destacar que de sus manos salieron infinitos diseños para nosotros, como sayas, gran parte del guion, así como la totalidad del Palio de Nuestra Señora del Buen Fin, del cual dejo diseñado hasta el futuro manto. Y que en la actualidad se está realizando la nueva interpretación para su ejecución en mejor calidad.

Pero no solo de cosas materiales alimento a la Hermandad, nutrió infinitamente más el enseñarnos a querer a Nuestros Sagrados titulares, mostró desde las entrañas el carácter de entrega a la Hermandad, la lucha por los sueños, paciencia, el amor a los demás, la disposición de ayuda, innumerables que me cuesta trabajo enumerarlos. Valores que se están posicionando en desuso en la sociedad, pero que él se encargaba de recordarnos que esos son los valores de un buen cristiano y que como cofrades debemos dar más ejemplo aún de ellos.

Infinitas fueron también las veces que predico a Nuestros Titulares, con homilías intensas que hacían reflexionar sobre nuestros hechos como personas y cristianos. Numerosos Vía-Crucis que nos brindó a lo largo de los años, los cuales apuntaba en su agenda de un año a otro ya que era para él un momento de máximo orgullo, así como infinitas las vestiduras que durante tantos años realizaba a Nuestra Señora del Buen Fin.

En fin, infinitos momentos que desde hoy no volveremos a repetir, pero a los que no solo me siento profundamente orgulloso, si no infinitamente agradecido de haber podido compartirlos con él.

Hoy toca decirte adiós Fray Ricardo pero desde luego la Córdoba Cofrade, tus Hermandades y en especial esta del Descendimiento a la que represento, puedo decirte que no te olvidaran nunca, siempre permanecerás vivo en el espíritu que sembraste en ella, en tus diseños, en tus palabras, pero sobre todo en Tu Señora del Buen Fin que desde hoy llora más amargamente tu ausencia, porque ya no saldrán de tus manos otros bellísimos diseños que la engalanen día a día, ya no verá tu hábito acompañándola precediéndola en su caminar casa Viernes Santo, cobijada bajo ese palio rojo que diseñaste con tanto cariño e ilusión, no sentirá tus manos mientras con esmero le colocas el tocado o el manto, llorará más amargamente cuando no escuche tu homilía en los cultos o tu rezo en su altar, pero para los que te conocimos, te quisimos y formaste parte de nuestra vida, siempre estarás presente en ese rostro moreno que ilumina cada tarde de Viernes Santo la ciudad de Córdoba.

Descansa en Paz Fray Ricardo que el santísimo Cristo del Descendimiento y Nuestra Señora del Buen Fin te tengan en su Gloria, premiándote por toda la labor que has desarrollado en las Hermandades y Cofradías, porque siempre lo hiciste para mayor honor y gloria de Nuestro Señor Jesucristo y su Santísima Madre.

Siempre serás las líneas del dibujo de la vida que terminan en el Buen Fin.

 

El Hermano Mayor de la Hermandad del Descendimiento:

Manuel Aguilera Villanueva