“FORMÁNDONOS PARA ACÓLITOS”

La Fiesta de Regla, el pasado día 19 de marzo, fue un día más importante, si cabe, para el Grupo Joven, pues llevamos a cabo uno de nuestros primeros proyectos, el cuerpo de acólitos.

Cuando comenzamos nuestra andadura, como Juventud de la hermandad, tuvimos un objetivo claro, por iniciativa de la propia junta de gobierno y por nuestra parte; este objetivo sería nuestra formación para poder auxiliar en la Eucaristía, solemnizando el culto a Nuestros Santisimos Titulares. A principios de noviembre, en nuestras primeras reuniones, tuvimos claro que tendríamos que trabajar para poder estar formados en la Función Principal que se le realizaría a Ntra. Sra. del Buen Fin, aunque el derrumbamiento del techo de la Parroquia hizo suspender los cultos y , por tanto, se tuvo que aplazar el “estreno” del cuerpo de acólitos. No obstante, el grupo joven siguió su camino, con vistas a la Fiesta de Regla. Ese día sería nuestra gran presentación oficial a la Hermandad y por ello, debíamos prepararlo todo para poner nuestra mayor entrega en manos de Nuestros Sagrados Titulares. Finalmente, durante el transcurso de la Fiesta de Regla, Raquel Jiménez, Vocal de Juventud de nuestra Hermandad y otra integrante del grupo, Clara Vázquez, hicieron las peticiones por nuestros hermanos, los jóvenes cristianos y por la comunidad cristiana.

Esta formación ha estado dirigida por Dña. Remedios Puntas, Vocal de Evangelización y D. Enrique Berral, Secretario, estando asistidos en todo momento por nuestro consiliario, M. I. Sr. D. Pedro Soldado Barrios,  que nos han ido formando sobre nuestro papel dentro de la celebración de la Eucaristía, y que también llevaremos a cabo en cultos externos, como el Via Crucis o la Estación de Penitencia. El Cuerpo de acólitos lo integramos seis de los integrantes de nuestro grupo, contando con  un turiferario, y cuatro ceroferarios, dirigidos por el pertiguero.

La formación de un Cuerpo de Acólitos dentro de una hermandad es muy importante, pues cuentan con un papel fundamental dentro de la liturgia y en la Estación de Penitencia, tanto es así que el Papa Pablo VI, dejó plasmada la importancia de los mismos, y en el Concilio Vaticano II se recoge en uno de sus documentos, el llamado Sacrosantum Concilium, que es la constitución de la sagrada liturgia, y más concretamente, en el artículo 29 de dicha Constitución declarando que: “…los acólitos ejercen un verdadero ministerio litúrgico, ya que son servidores del altar”. El mismo texto pone de manifiesto que los acólitos deben estar lo debidamente instruidos como para cumplir la función de cada uno ordenadamente.

Finalmente, en nombre de la Juventud de la hermandad, en especial del Cuerpo de Acólitos, quiero expresar nuestros agradecimientos más fraternales a la Junta de Gobierno, en especial al Hno. Mayor, José Enrique, a Remedios Puntas y a Enrique Berral, por su voluntad de engrandecer y solemnizar nuestros cultos, y por confiar en nosotros para llevar a cabo tan importante papel. No olvidamosa nuestro Consiliario en su gran labor evangelizadora y de formación, que también agradecemos enormemente.  Y esperamos que Nuestros Titulares nos guíen y  refugien, en nuestra labor de seguir mejorando nuestra formación.

Francisco Merino Garrido, hermano y miembro del Grupo Joven.