Un Buen Final

ABC Córdoba – R.C.M. 15/04/2017
Foto: Roldán Serrano

Al igual que en el caso del Descendimiento, Nuestra Señora del Buen Fin inició su discurrir desde el Campo de la Verdad, donde la esperaban cientos de devotos en la Plaza de Santa Teresa para entregar sus plegarias a la Dolorosa de Manuel Hernández, que lucía flores blancas en las jarras y el friso. Antes de llegar a la Calahorra, las saetas se alternaron con marchas como «Virgen de los Negritos» o «Una oración a la Virgen».

Con un andar elegante, la Virgen del Buen Fin llegaba a la calle Torrijos con la marcha «Virgen del Carmen» compuesta por Rafael Wals y dedicada a la imagen coronada de San Cayetano. Con saya blanca, la Dolorosa del Campo de la Verdad, con la tez iluminada por la cera derretida de la candelería, llenaba de luz el Patio de los Naranjos para hacer su entrada en la Santa Iglesia Catedral.