El diseño del palio de la dolorosa es un conjunto de gran unidad estética

A principios de los años 90, fray Ricardo de Córdoba, vestidor de la Virgen del Buen Fin, realiza el dibujo del palio que cobija a la dolorosa de la hermandad del Descendimiento. La primera fase del mismo, consistente en la bambalina frontal, fue bordada en tisú de oro por los talleres San Rafael, estrenándose en la Semana Santa de 1991. En 1997 se le encarga a Eduardo Heredia el bordado de la bambalina trasera y, seis años después, éste realiza las laterales. En el 2008 se estrena el techo de palio, una pieza que fue bordada en el taller de la hermandad bajo la dirección de Eduardo Frageiro. El techo mezcla el terciopelo con la malla, destacando, dentro del conjunto, la gloria situada en la parte central, donde se representa la Asunción de la Virgen rodeada de ángeles, obra tallada en madera por Manuel Luque.