EN EL CAMPO DE LA VERDAD DESCENDIO DE LA CRUZ

Francisco Gomez Sanmiguel. Redacción

Las nubes que cubrían el cielo en la tarde del Viernes Santo formando un toldo natural sobre la ciudad provocaron que la junta de gobierno de la hermandad del Descendimiento retrasase la salida de la cofradía, durante casi media hora, para deliberar sobre la conveniencia de realizarla.

La decisión de salir fue acogida con aplausos por los vecinos del Campo de la Verdad que se habían congregado para contemplar a los titulares de esta popular cofradía. Así, poco después de las seis de la tarde, el imponente misterio que gira en torno a la figura del Santísimo Cristo del Descendimien- to tallada por Amadeo Ruiz Olmos, se presentaba ante su barrio. El paso estrenaba el dorado de dos candelabros arbóreos con los que termina toda la fase de dorado del canasto.

Entre claveles y rosas blancas aparecía Nuestra Señora del Buen Fin. La bella dolorosa bendecida en el año 1985 hacía su salida cuando el cielo tomaba un color gris más que amenazante.

Con la alegría propia de las cofradías de barrio , la hermandad se encaminaba hacia el puente de Miraflores cuando las predicciones que anunciaban un elevado porcentaje de lluvia en la capital cordobesa llevaron a la junta de gobierno a tomar la difícil decisión de suspender la estación de penitencia e iniciar el camino de regreso a su templo.