REENCUENTRO HISTÓRICO

ANTONIO ARREBOLA. Diario Córdoba

Llega un nuevo Viernes Santo y la Cofradía vuelve a reencontrarse con su historia cuando quiere pasar junto a la ermita que la vió nacer. El tránsito por la calle Santo Cristo supone recordar los años en los que un grupo de cofrades de la hermandad se embarcaron en el proyecto de fundar una hermandad en el barrio del Campo de la Verdad, un hecho del que se cumplirán setenta y cinco años en el 2012. La llegada de un nuevo Viernes Santo supone el reencuentro de antiguos vecinos del barrio con su hermandad, un bullicio palpable cada año tanto en la salida como en la entrada.

Este año además, la hermandad preveía recortar su estancia en la calle en una hora aproximadamente al pasar de nuevo por el Puente Romano, y el camino más recto hacia la carrera oficial a través de Miraflores. El caminar de Nuestra Señora del Buen Fin se iba a ver acompañado por nuevos sones aportados por la banda de la Esperanza, que pondría el clasicismo de sus notas en el caminar de la Señora hasta la Catedral. El tramo de la Virgen del Buen Fin, lo abriría una nueva Cruz Parroquial, obra de Alfonso Castellano, con mástil de N.H. Manuel Aguilera, que refleja una réplica del Santísimo Cristo del Descendimiento. Pero sin duda, el cénit del Viernes Santo para la hermandad hubiera llegado cuando se cumpliese la estación de penitencia en la Catedral ante la Cruz Guiona. Ya de regreso, en la madrugada del Sábado de Gloria, la hermandad hubiera vuelto a cruzar el Puente Romano de camino a su barrio que lo recibirá, como cada año, entre plegarias en forma de saetas en honor al Cristo del Descendimiento y a Nuestra Señora del Buen Fin.