Un buen final

ABC Córdoba

El palio de Nuestra Señora del Buen Fin marcaba el contraste del Viernes Santo de Córdoba desde la parroquia de San José y Espíritu Santo. Con un movimiento alegre, la Dolorosa de Manuel Hernández despertó la alegría de sus vecinos, que con vítores la despedían, momentáneamente, de su barrio. Con la marcha «Virgen del Carmen», que compusiera Rafael Wals para la Virgen del Carmen Coronada de San Cayetano, Nuestra Señora del Buen Fin abandonaba la plaza de Santa Teresa hacia la carrera oficial.

Sin esperarlo, la Dolorosa del Campo de la Verdad, acompañada de la Banda de Música de la Esperanza, iba a encontrarse con su Hijo antes de su regreso al templo, gracias a un encuentro que tuvo lugar en el Patio de los Naranjos. En esta ocasión, el palio del Buen Fin lucía un alegre exorno floral en el que destacan las rosas blancas. Con «Saeta cordobesa», la Dolorosa abandonada el primer templo de la Diócesis.