Viernes Santo 2008

vs08_1Sarai Herrera. Redacción

La tarde del Viernes Santo proseguía en el Campo de la Verdad, que ansiaba ya contemplar a su Cristo. La tristeza y los llantos de los últimos años dieron paso al júbilo cuando la cruz de guía de la hermandad del Descendimiento se dispuso en la calle. Parecía que el Cristo descendido se había resignado a cruzar el Puente de Miraflores mientras que su Puente Romano era remozado. Pero este año sí, este año la imagen del arcángel San Rafael sí custodiaría al cortejo penitencial en su camino.

Poco después, era ya posible divisar la inconfundible silueta del paso de misterio, aquel que representa la escena bíblica del Descendimiento y en la que Cristo es acompañado por las efigies de las tres Marías, San Juan y los Santos Varones. El monumental y barroquizante paso ostentaba una nueva imagen áurea al estrenar el dorado de su parte trasera.

vs08_2Los cantos de la Salve dedicada a la titular mariana eran ya perceptibles. El Buen Fin era inminente. La dolorosa se erigía triunfante bajo su nuevo techo de palio que ha sido confeccionado por los talleres de la hermandad según diseño de Fray Ricardo de Córdoba.

Momentos de rigor como el de la estación de penitencia en el templo mayor de Córdoba precedieron a aquella emoción que se cierne en el Campo de la Verdad, cuando al regreso de su hermandad, se intuye el ya inaplazable final de nuestra Semana Santa.

DETALLES DE ESTRENO. El techo de palio que se alzaba sobre la Señora del Buen Fin ha sido ejecutado en oro fino según técnica de aplicación. Ostenta ocho cartelas que presentan símbolos pasionistas. En la zona central se erige una bella Gloria que ha sido tallada por Manuel Luque. En ella se representa la Asunción de la Santísima Virgen rodeada de ángeles y querubines.

vs08_4FRAY RICARDO DE CÓRDOBA. Vistió con acierto a las figuras secundarias que conforman el Misterio.

“Y EN TU MIRADA…MI REFUGIO”. La nueva composición musicalque ha dedicado la Banda del Caído al Descendimiento.

HERMANDAD DE AVANCES. Las últimas décadas han sido fructíferas para la Hermandad. De ello fuerón testigos de honor sus estimados hermanos Manuel Salinas Navarro y Pedro Herrera Martínez (q.e.p.d.), cofrades de antaño que al frente de la corporación lograrón vencer importantes vicisitudes.