Viernes Santo 2008

“Por fin” , ese el comentario que más se oía entre los hermanos y cofrades el pasado Viernes Santo donde la Hermandad, este año si, realizó al completo su Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral en una jornada de Viernes Santo espléndida., donde todas las Cofradías del día bajamos a la S.I.C.

Una de las grandes novedades de la Hermandad fue la vuelta a la S.I.C. para realizar nuestra Estación de Penitencia, accediendo para ello, por “nuestro” Puente Romano. Con cinco minutos sobre la hora prevista, las 17.30 h, la cruz de guía de ponía en la calle poniendo rumbo, previamente, a la carrera oficial. Poco después era el paso de Misterio el que pisaba el paseo con el nombre de nuestro Titular, exornado este año con clavel rojo y un centro de rosas rojas e iris morado y alelíes a los pies de la cruz, acompañaba musicalmente el paso, como ya es habitual, la banda de cornetas y tambores de Ntro. Padre Jesús Caído. Estrenaba el Misterio el dorado de la parte trasera de los respiraderos, un juego de coronillas para las tulipas de los candelabros arbóreos estando estos rematados este año por el color tiniebla de los cirios que iluminaban el conjunto.

Ntra. Sra. del Buen Fin se presentaba radiante, ataviada por las manos de nuestro hermano honorario, Fray Ricardo de Córdoba, exornado su paso de palio, magistralmente como cada año, por orquídeas blancas y clavel y rosas blancas. Llamaban poderosamente la atención los nuevos respiraderos en orfebrería y malla que han realizado los talleres de Orovio de la Torre en Ciudad Real bajo diseño de los mismos talleres, daban más realce al conjunto de paso de palio. Los rayos de sol de la tarde, atravesaban la malla del nuevo bordado del techo de palio, iluminando el bendito rostros de la Madre del Buen Fin, un trabajo de bordado que, como sabéis, ha sido realizado en los talleres de bordado de la Hermandad. Iba acompañada musicalmente la Señora por la Banda de Música de Ntra. Sra. de Guaditoca, de Guadalcanal, Sevilla, que este año si, pudimos disfrutar de su calidad musical durante todo el recorrido.

El punto culminante llegó con la entrada en la S.I.C. para cumplir con nuestra Estación de Penitencia, allí se encontraba con nostros nuestro Consiliario, d. Pedro Soldado, y donde se rezaron algunas de las Estaciones del Vía Crucis. Concluida la Estación de Penitencia de la Cofradía, esta volvía de regreso a su barrio que ya lo esperaba con los brazos abiertos, en una noche, de Sábado de Gloria ya, fría, pero magnífica. Se sucedieron las saetas al paso de nuestros Titulares, una detrás de otra, al igual que las marchas que iban sonando una tras otra, grandes momentos como cada año los que se viven en el regreso de la Cofradía al barrio. Cerca de las tres de la madrugada entraba el paso de palio de la Virgen del Buen Fin en la sede de la Hermandad poniendo punto y final a la Estación de Penitencia y al Viernes Santo, con el rezo de la Salve a Ntra. Sra. del Buen Fin, la cual también fue interpretada por la Banda de Música antes de que entrará el paso de palio.

Gran día el que volvió a vivir la Hermandad tras dos años frustrados de Estación de Penitencia, un día que finalmente salió bien y donde se cumplieron escrupulosamente los horarios, ya solo queda recuperar de estos días de Semana Santa y empezar a trabajar para el próximo Viernes Santos en el que esperemos que el tiempo nos vuelva a acompañar.